Protagonistas de sus acciones

“En lugar de cerrar las puertas, que les bien preparemos los pies”. Esta frase, escrita por María Montessori, y que expresa la necesidad de libertad y que representa tan bien la filosofía de nuestra escuela, remite a las prácticas realizadas en el primer semestre por los adolescentes. A través de actividades diferenciadas, envolviendo todas las áreas de aprendizaje, los alumnos de los grados finales de la Enseñanza Básica pasaron por experiencias que reforzaron cuanto pueden ser protagonistas de sus propias acciones.

Fue en una actividad de matemáticas, por ejemplo, que los alumnos del 6º grado se profundizaron en la lección sobre fracción. Orientada por la profesora Meiry Soares, el grupo utilizó materiales concretos en la construcción del conocimiento. “Utilizamos los peones de la fracción, que representan en madera y con apoyo de los colores, la división del intero hasta ¼. A partir de esto nos profundizamos en equivalencia de las fracciones utilizando el material montesoriano Encajes de Hierro de las Fracciones”, explica la profesora. La alumna Nina Loures aprobó el uso del material. “Hace mucha diferencia, porque comprendo más, principalmente en matemáticas, porque yo aprendo con la práctica, yo puedo ver las equivalencias”, comenta.

Después de los descubrimientos en clase el grupo fue para la cocina y, en una actividad de Vida Práctica, los alumno continuaron los estudios sobre fracción preparando pizzas, que fueron repartidas de acuerdo con la necesidad del grupo. “Primero dividimos en cuatro cuartos. Pero la pizza tenía dos sabores, transformamos los cuatro cuartos en ocho octavos, porque ahí todo el mundo del grupo comió de los dos sabores. Así que al final sabíamos qque uno era equivalente al otro”, explica la alumna Clara Rodrigues. “La importancia de saber interpretar el contenido va más allá de ser capaz de comprender, pero sí manifestar explícitamente esa comprensión. Solo se interpreta cuando se comprende”, concluye Meiry.

Outra atividade de Vida Prática advinda do estudo em sala de aula foi realizada pelas turmas do 7º ano. Na aula de ciências a professora Adriana Oliveira transformou a simples receita de um bolo em uma experiência. Estudando fungos e fermentação, os alunos entenderam que por trás do preparo de um bolo há muito conteúdo a ser estudado. “Existe um fungo presente no fermento, e aí eu estou falando do fermento orgânico. Quando ele entra em contato com o açúcar, ele forma uma composição química que solta bolhas de gás carbônico. Aí o bolo cria

Otra actividad de Vida Práctica del estudio en clase fue realizada por los grupos del 7º grado. En la clase de ciencias, la profesora Adriana Oliveira transformó la simple receta de un pastel en una experiencia. Estudiando hongos y fermentación, los alumnos comprendieron que por tras del preparo de un pastel hay mucho contenido a ser estudiado. “Existe un hongo presente en el fermento, y ahí hablo del fermento orgánico. Cuando entra en contacto con el azúcar, forma una composición química que suelta burbujas de gas carbónico. Luego, el pastel crea una camada que resiste a la salida de ese gas, haciendo que el pastel crezca”, explica el alumno Gabriel Oliveira. “Nosotros hablamos sobre hongos y reacciones químicas e hicimos el pastel para observar la acción del fermento, que es el responsable por el crecimiento de la masa. Y eso fue positivo porque los alumnos vieron en la práctica un proceso que muchas veces pasa desapercibido y ahora ellos saben observar estas cuestiones de manera científica”, afirma Adriana.

Saliendo de los límites

La adolescencia comprende uno de los cuatro estagios del desarrollo establecidos por maría Montesori. Mientras la Educación Infantil (de 0 a 6 años) comprende un período en que el niño necesita hacer por él mismo y la Enseñanza Básica (6 a 12 años) a pensar por ella misma, cuando adolescente (12 a 18 años) tiene mayor necesidad de producir. Se trata del período de la abstración y de la producción. Hay la necesidad de salir de los límites de clase, ir a campo. Por eso, al final del semestre los alumnos del 6º grado hicieron una visita a las sedes de las Ingenierías Mecánica, Eléctrica y Robótica de la Universidad Federal de Juiz de Fora (UFJF). Fue una oportunidad que los alumnos tuvieron de investigar aún más profundo lo que estaban buscando en clase, con el proyecto sobre la tecnología para la vida en el futuro. Ellos hablaron con los profesores y graduandos de la universidad, hicieron varias preguntas y se mostraron muy interesados, porque ir a campo es siempre enriquecedor”, afirma la coordinadora de los grados finales de la Enseñanza Básica, Maria Lúcia Oliveira.

Otro ejemplo del potencial del joven para producir fue la Feria de Educación Cósmica, en este año realizada por el Fundamental II. El evento propone una actividad interdisciplinar entre todos los contenidos, de modo que los alumnos desarrollen búsquedas y construyan el conocimiento sobre temas que juzguen interesantes, pues como afirma Mário Montessori Jr, “ellos saben muy bien que les falta la experiencia, pero están listos a aprender; solo no quieren aceptar las cosas listas.” (MONTESSORI JR p.100 y 101).

Orientados por Maria Lúcia y por los profesores, los grupos presentaron sus trabajo en stands para los otros grupos y sus familiares, que comparecieron a la exposición. “En la Feria mi grupo hizo un pequeño coche de material reciclable que anda solo, porque nuestro objetivo era concienciar las personas a hacer objetos con materiales que no perjudican el medio ambiente. Y presentar en esta feria fue muy diferente, porque ya participé tres veces, desde que estudio en Saci, pero en el Fundamental II fue la primera vez. Y yo creo que la feria fue muy productiva, porque pasé en todos los stands y había un trabajo más interesante que el otro”, cuenta la alumna del 8º grado, Myrian Curzio. “Hicimos un cohete de presión de aire, porque vimos en las clases de física, con el profesor Guilherme, que el aire puede ejercer una fuerza muy grande, desde que sea utilizados de la manera correcta. Así que nosotros testamos. Nuestro trabajo podría haber quedado mejor, siempre podemos mejorar, pero participar de la Feria fue una buena experiencia”, comenta el alumno del 9º grado, Arthur Campos.